La última partida de póker de Juan Manuel Santos. Por Carlos Alberto Montaner

22 de Julio de 2017

Leo en La Patilla, una vibrante web venezolana, que Nicolás Maduro llamó “traidor” a Juan Manuel Santos por haber ido a Cuba a reclutar a Raúl Castro para ponerle fin a la Constituyente que se propone convocar el 30 de julio.

Me parece excesivo. Si lo hubiera calificado de “tonto” o de “ingenuo” hubiese resultado más razonable. Nicolás Maduro es hechura de Raúl Castro. Él y Fidel lo eligieron como virrey para la riquísima colonia sudamericana, se lo “vendieron” a un moribundo Hugo Chávez con la ayuda de Lula da Silva, y lo sostendrán hasta el último venezolano. La gestión de Santos era ridícula.

Artículo publicado en www.elblogdemontaner.com 22/7/2017. Leer artículo completo